DIVT “Día Internacional del Voluntario Telefónica”

No puedo empezar este post si no agradeciéndoselo a:

Pablo, por haberme propuesto un #DIVT diferente lo que cada año hacía, e irnos juntos a vivir esta experiencia.

David, por haberme abierto los ojos y aceptado en su mundo.

Y a la fundación Telefónica por hacer posibles días como este.

Os voy a contar rápidamente que ha sido para mí este día, pero antes de entrar en mis experiencias tengo que decir que admiro completamente a todos los que a diario están volcados y dedicando su vida a la gente que los necesita. 

Voy a admitir, que la selección de las actividades para el #DIVT no suele estar condicionada por el colectivo al que vas a ayudar, en mi caso era un poco más una actividad que pudiera aportarme algo a mí. En parte es lícita, pues la acción voluntaria está ahí, vas a colaborar pero si a la vez puedes disfrutarlo tú, mejor que mejor, pero a la vez es egoísta, no miras donde puedes aportar más. Esta es la primera barrera que se me rompió con la primera actividad, y me hizo abrir los ojos y comprender mejor las historias que nos contaba mi abuela cuando ayudaba en un centro de minusválidos, aquella ilusión ganas y energía con la que volvía, claro está que no todos los días eran buenos, pero si la mayoría.

Pablo y yo, nos apuntamos a dos actividades, la primera por la mañana era una introducción a la escalada con personas con discapacidad intelectual. En realidad vino gente de dos asociaciones, por un lado, el grupo más numeroso de personas con Síndrome de Down y por otro, 3 chavales con diferentes grados de TEA (Trastornos del Espectro Autista), en el que se encontraba David, el que sería mi compañero para toda la actividad. A priori parecía que iba a ser el chaval más complicado con el que poder desarrollar la actividad. Sinceramente no sé qué tiene David exactamente, ni me importa, no pregunté porque realmente tampoco lo necesitaba para pasar una mañana que sería genial. Puedo deciros que David está ensimismado con sus dedos, se los pasa tocando y mirando casi todo el rato, que cuando se sienta, son más importantes las arrugas que aparecen en sus pantalones, y que su comunicación verbal esa mañana se limitó a unos cuantos grupos de ruidos diferentes. Pero fue más que suficiente para disfrutar de la escalda en el nuevo centro Sputnik Climbing Center.

La chica de la asociación que venía con David, y los otros dos chicos con TEA, fue al principio la voz de David, me contaba lo que le gusta hacer, como es él, que caracter tiene, y aparte viendo como lo trataba, fui cogiendo confianza en como poder encarar el reto de hacer que disfrutáramos de la experiencia. Creo que todos pensábamos que iba a ser un gran reto, pero yo fui el primer sorprendido, David no está recluido en su mundo, está solamente centrado en él, pero podemos entrar e interactuar con él mucho más fácil de lo que me esperaba. Cuando nos acercabamos al bulder, en el momento en el que cogía la presa con la mano, su centro de atención por sus dedos desaparecía y se centraba en buscar la siguiente presa que coger, como subir, donde colocar los pies, y así hasta que se complicaba la toma de estas decisiones, que entonces ya sí tocaba bajar para descansar a su manera. Lo que me dejó sorprendido a mí, y creo que también a la gente que venía con él, es que conectamos enseguida, chocábamos las manos con una gran sonrisa después de cualquier esfuerzo, aunque solamente subiéramos una presa, hacíamos carreras por el rocódromo buscando nuevos retos. o nos sentábamos en la colchoneta a descansar, y revisarnos las arrugas del pantalón, o jugabamos con las manos y siempre nos reíamos un rato. No puedo expresarlo bien, creo que me aportó mucho más David a mí que yo a él. Pasé un mal rato en algún momento recordando a mí Avi en los duros momentos del alzheimer, en los que la comunicación ya solamente se basaba en sonrisas, pero por otro lado, me ayudo a comprender que eaquellas sonrisas que en aquel momento sabían a poco, en realidad eran tan sinceras y profundas como las de David.

Inundaría este post de fotos, pero al ser chavales, y por temas de la fundación, son ellos quienes las tiene, y si las comparten en algún lugar público, actualizaré este post para linkarlas, y que los conozcais. EDITADO Podeis encontrar algunas fotos de la expriencia en facebook.

De la gran mañana escalando, me quedo con que le dimos el teléfono a la chica de la asociación, para poder quedar algún otro día con David, para compartir más momentos geniales y que me recuerde el valor de las sonrisas.

Por la tarde, la actividad también prometía muchas emociones. He de admitir que al final no fueron tan directas como las de por la mañana, pues nuestro papel durante la actividad fue algo menos implicado. Estábamos acompañando a un grupo de jóvenes con cáncer, a probar la experiencia de volar en MadridFly. Aquí nuestro rol, era morirnos de envidia por lo way de la experiencia, y acompañarlos en todo momento. Compartir con ellos, charlas, los momentos previos a entrar en el túnel de viento, animarlos y aprender de sus personalidades. La verdad es que verles las caras de felicidad mientras volaban, y al salir, que te contaran lo que habían sentido, y te hicieran participe merecía la pena.

A mí lo que más me aportó es que nosotros (bueno, al menos a yo) somos los prejuiciosos que cambiamos nuestra forma de actuar, nos cohibimos, o nos ponemos tensos, al pensar en las enfermedades que tienen todas estas personas, y la interacción con ellos se vuelve torpe e incómoda. Pero días como este, te hacen abrir los ojos, y darte cuenta que estas putadas de la vida, no distorsionan más que su salud, que el resto, su personalidad, sus metas, sus ambiciones, sus sueños son iguales a los del resto de gente y son todas esas cosas las que nos definen, y con las que hay que interactuar.

Muchos de nosotros vivimos en un mundo muy acelerado, haciendo muchas cosas, y dedicando poco tiempo a los demás, yo voy a intentar aportar algo más, ¿y tú?

Un comentario en “DIVT “Día Internacional del Voluntario Telefónica”

  1. Laura

    Me ha encantado este artículo. Hay mucha razón en tus palabras, tenemos demasiados prejuicios y vivimos muy deprisa, sin darnos cuenta de que podríamos hacer infinitamente mas por la sociedad. Tu ya has puesto tu granito de arena en lo que respecta, yo también quiero ponerlo, me propongo hoy mismo añadirlo a mi atareada agenda para poder realizarlo y así conocer a un "David" como el tuyo al que pueda aportar algo, aunque no sea tanto como lo que él me aportará. Gracias por compartir tu experiencia.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *